En el año 1998, por pura casualidad, descubrimos Carla y yo el pequeño pueblo de Cogorderos, en la Comarca de la Cepeda, Provincia de León. La abundancia de agua y verdor de sus alrededores, la majestuosidad de sus paisajes y su maravilloso clima estival seco y soleado, nos cautivaron inmediatamente, hasta el punto de que decidimos comprar una casa allí que pudiese albergar experiencias y cursos relacionados con nuestra actividad.

Tras la rehabilitación (completada en 2006) de una antigua casería de labranza construida con adobe y tapial, según las características de planta romana que abundan en la zona y conociendo las actividades de Richard Long, de Andy Goldswhorty y Giuseppe Penone, así como las experiencias de Val Sella, Crestet y Cedan, decidimos trasladar allí todas las actividades ligadas a experiencias con el territorio y la naturaleza, dando origen así a la creación del Centro de Arte y Naturaleza de la Cepeda, al considerar que la cerámica tenía mucho en común con esta actitud artística tan cercana a nuestras ideas sobre el arte.

A partir de 2005 se iniciaron las primeras experiencias con una serie de instalaciones realizadas por el artista italiano Italo Chiodi en las choperas de los alrededores del Centro (Italo continuaría participando en otras cinco ocasiones perfectamente documentadas, muchas de ellas reintegradas al espacio natural y reabsorbidas por los ciclos naturales).

Esta actividad continuó los años siguientes con otros artistas y otras instalaciones a lo largo y ancho de Cogorderos y sus alrededores.

Cristina Ferrández, artista de gran proyección nacional e internacional, realizó dos intervenciones. “El auto y la consciencia”, en un bosque quemado el año anterior y al que quiso homenajear y ofrecer un acto de sanación con gran contenido poético. Y “Domus”, sobre los restos de una supuesta villa romana aun sin excavar que se encuentra en la zona.

Otra instalaciones notables han sido las de Silvia Esperon, creando una armadura cerámica para proteger a los robles mas viejos de su tala. La de Alicia y Laura Soriano, con sus experiencias didácticas. Los proyectos escultóricos realizados con pacas de paja por Hisae Yanase y Antonio González. Otro de Miguel Moreno, uno de los máximos responsables de la interesantísima experiencia de arte social llamada Carpia, que se realiza todos los años en El Carpio (Córdoba). Así como las intervenciones de Sergio Pagliai, Vanni Gritti, Carla Spaggiari y Marimar Buron.

Completando las actividades veraniegas, el artista sonoro Miguel Fernández ha realizado toda una serie de instalaciones y performances sonoras en lugares emblemáticos del pueblo, haciendo participes a sus habitantes, derivando así en acciones de arte social.